Litotripsia, Láser, Laparoscopía, Microcirugía, Urología Pediátrica y Ginecológica, Transplante Renal, Videocirugía, Prótesis Urológicas.

Dirección: Hospital Metropolitano. Av. San Gabriel y Nicolás Arteta. Torre Médica 3. 2º Piso. Consultorio 208.

Horario: Hospital Metropolitano: Lunes a Viernes de 16:30 a 18:30 / Hospital de los Valles: Martes y Jueves a las 12:30
Compartir en:

Galería de fotos y videos

Se ha comprobado la incidencia de la disfunción sexual tras sufrir algunos tipos de cáncer y terapias oncológicas.

 

En el caso concreto del cáncer de próstata, se ha investigado principalmente la disfunción eréctil. Se analizan tanto los factores psíquicos como los físicos que pueden provocar la disfunción sexual y la incidencia de los diversos tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos.

 

Evaluamos la función sexual en el cáncer de próstata en todos sus aspectos, el estado sexual actual, el funcionamiento anterior a la enfermedad, estado de la relación, independientemente que exista o no pareja en el momento actual, estado psicológico, aspectos médicos y su posterior tratamiento a todos los niveles (farmacológico, psicológico, etc.).

La Incontinencia Urinaria es la pérdida involuntaria de orina que produce un problema social, médico e higiénico a la persona que la presenta.

 

Aproximadamente entre el 25% y el 30% de las mujeres presenta en algún momento de su vida uno o varios episodios. La incidencia exacta de esta enfermedad es difícil de calcular debido a que muchas mujeres no consideran estos episodios como un problema o no lo consultan con su médico por sentimientos de vergüenza.

 

Problema que se puede manifestar en diferentes circunstancias, con varios niveles de severidad y en relación con etiologías distintas. Afecta a un gran número de personas, la mayoría de ellas son mujeres. Es más frecuente a medida que se avanza en edad, entre los 60 y 79 años afecta a 23 % de las mujeres y 19% de los varones, a los 80 años el 46% de las mujeres y el de 34% de los hombres sufren incontinencia.


Puede producir trastornos del sueño por las pérdidas nocturnas, tiene un efecto negativo en la autoestima y en la autonomía; puede aumentar el riesgo de aislamiento social, de depresión y de disfunción sexual. Todo ello afecta de manera importante a la autopercepción de salud y a la calidad de vida.

Los principales factores de riesgo son:

 

  • Paridad.

  • Parto vaginal.

  • Recién nacido de gran tamaño.

  • Alteración de la funcionalidad.

  • Obesidad.

  • Déficit estrogénico.

  • Edad, a partir de los 80 años la prevalencia se iguala en ambos sexos.

  • Enfermedad neurológica y daño cerebral, la demencia y la enfermedad de Parkinson.

  • Deterioro cognitivo.

  • Obstrucción para el vaciado de la orina por una próstata grande o por tumores pélvicos.

Tratamientos:

 

Dieta contra las pérdidas de orina

Ejercicios pélvicos contra la incontinencia urinaria

Medicamentos para la incontinencia urinaria

Cirugía de la vejiga para la incontinencia de esfuerzo

También llamados "piedras" o "arenillas", son unas partículas sólidas, generalmente de composición mineral, que se forman en los riñones y que pueden desplazarse al resto de la vía urinaria (uréteres y vejiga).

 

Los diferentes tipos: oxalato cálcico (son los más frecuentes), ácido úrico, fosfato amónico magnésico, cistina, etc., ya que no todos estos tipos de "piedras" se resuelven con el mismo tratamiento.

 

Lo más habitual es el temido cólico nefrítico (intenso dolor en la zona lumbar que se desplaza hacia la ingle y genitales del mismo lado, con malestar, náuseas y vómitos), que puede acompañarse de molestias urinarias y/o sangre en la orina. Pueden ser causa de infecciones urinarias. A veces no dan dolor y se descubren al hacer una radiografía o ecografía.

 

Pueden ser tanto secundarios a enfermedades generales (hiperparatiroidismo, hiperuricemia, etc.), como a alteraciones intrínsecas de la composición de la orina, así como a otras patologías de la vía urinaria (malformaciones congénitas, infecciones urinarias, obstrucciones...).


Sólo un completo estudio urológico permite diagnosticar a qué son debidos.

 

No hay un solo tratamiento estándar; debe individualizarse para cada paciente, ya que depende del tipo de cálculo, de su tamaño, localización, asociación con otras patologías urológicas, así como de las complicaciones individuales que puedan provocar (dolor, infecciones, etc.).

 

Los métodos de tratamiento que podemos utilizar son:

· Cirugía clásica

· Litotricia extracorpórea por ondas de choque

· La nefrolitotomía percutánea

 

  • Los tratamientos endourológicos (extracción o fragmentación de los cálculos a través de conducto urinario).

 

La manera más efectiva de prevenir es beber muchos líquidos (sobre todo agua), a fin de orinar mucho, con lo que la orina estará más diluida y será más difícil que precipiten las sustancias que forman los cálculos.


O enfermades prostáticas, La próstata es una glándula pequeña ubicada en el tracto genitourinario del hombre, inmediatamente después de la vejiga, y cuya función es contribuir a la producción y secreción del líquido seminal. Tiene una forma redondeada envolviendo circularmente a la uretra. Es muy pequeña en los recién nacidos y alcanza su tamaño normal después de la pubertad, pesando alrededor de 20 gramos. Permanece sin alteraciones durante unos 25 a 30 años.

 

Porque las patologías prostáticas son de enorme frecuencia en los ancianos, obviamente varones, y además provocan muchas molestias, eventualmente curables. Fundamentalmente esta patología se reúne en torno a dos enfermedades: el adenoma prostático y el cáncer de próstata.

Es una rama de la Urología General. Las enfermedades urológicas en la población pediátrica son causadas por padecimientos congénitos, traumáticos, infecciosos, oncológicos o metabólicos.

La Urología Pediátrica hoy en día es considerada como la más estructurada y desarrollada sub-especialidad de la Urología.

La Evolución de la Medicina, ha llevado a la especialización en diferentes áreas de la medicina de los Adultos. Y en el caso de los niños también se da este fenómeno, que favorece la mejor atención del tratamiento de los niños en sus diversas áreas.

 

Algunas enfermedades que se tratan por Urólogo Pediatra:

 

· Hipospadias

· Reflujo Vesicoureteral

· Estenosis Ureteropiélica

· Hiperplasia Suprarrenal

  1. · Enuresis

 

Cirugía de Mínima Invasión

 

Casi todas las enfermedades que requieren de Cirugía en los niños se pueden realizar, por este método. La ventaja es la recuperación más rápida y el menor daño a los órganos y tejidos.

 

Los niños están en constante evolución, por lo que sus necesidades cambian con su edad, Los Médicos que nos dedicamos 100% a ver niños y sus problemas, estamos capacitados para atenderlos en las diferentes edades.

La impotencia sexual masculina es la incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. 
La impotencia o disfunción eréctil es una enfermedad muy frecuente que puede afectar las relaciones de quien la padece:
con su pareja, con la familia, así como con el entorno laboral y social. 
Existen una serie de factores de riesgo que pueden favorecer la impotencia o disfunción eréctil: diabetes, hipertensión arterial, consumo de tabaco y alcohol, niveles altos de colesterol, toma de determinados fármacos y depresión.

CAUSAS

La impotencia o disfunción eréctil puede ser causada por: 

· Causas psicológicas: Problemas psicológicos como la ansiedad (provocada con frecuencia por el miedo a no conseguir una erección o a defraudar a la mujer), la depresión, los problemas con la pareja e incluso el estrés pueden afectar al acto sexual. 

· La preocupación excesiva por los problemas laborales, sociales o familiares implican que no se dedique la atención necesaria al acto sexual. La fatiga, la inapetencia, la falta de ejercicio, el insomnio o un fracaso laboral también desequilibran los reflejos sexuales. 

· Causas vasculares. El pene no puede acumular la sangre necesaria para que se dé una erección. 
· Fumar, sufrir hipertensión arterial, diabetes, algunas enfermedades cardíacas y variaciones en los niveles de colesterol en sangre pueden provocar trastornos vasculares que dificulten la erección. 

· Causas neurológicas: En estos casos se produce una interrupción en la transferencia de mensajes del cerebro al pene porque existe una lesión en los nervios implicados. 

· Causas hormonales. Generalmente se deben a una falta de hormonas sexuales masculinas. 

· Causas farmacológicas: Existen varios medicamentos que tienen como efecto secundario disminuir la capacidad de tener una erección. Entre ellos hay algunos fármacos para tratar la hipertensión, las enfermedades cardíacas y los trastornos psiquiátricos. 

DIAGNÓSTICOS

Se hace a partir de la historia clínica y de una revisión médica.
Una entrevista con el afectado puede revelar factores psicológicos involucrados en el trastorno de la erección.

También es útil entrevistar a la pareja sexual para determinar dichos factores y obtener determinadas percepciones de la vida sexual desde otro punto de vista.
Efectuamos un análisis de sangre y/u orina para detectar si hay exceso de azúcar en la sangre y poder así diagnosticar o descartar una diabetes.
También se recomienda medir los niveles de testosterona (la hormona sexual masculina), especialmente si la impotencia está asociada a la falta de deseo. 

TRATAMIENTOS

Podemos recomendar:
Dejar el uso de drogas Psicoterapia y modificación de comportamientos Aparatos de vacío o fármacos Cirugía.

LITOTRICIA 

Realizamos un procedimiento médico, donde utilizamos ondas de choque para romper cálculos que se forman en el Riñón, la Vejiga o el Uréter (el conducto que lleva la orina de los riñones a la vejiga).

Una vez terminado el procedimiento, los diminutos pedazos de los cálculos salen del cuerpo a través de la orina.

Pronóstico

El pronóstico depende del número de cálculos que usted tenga, de su tamaño y del lugar donde se encuentren en el aparo urinario. Normalmente, la litotricia elimina por completo los cálculos.

Porque se realiza el procedimiento

La litotricia se usa para eliminar cálculos renales que estén causando:

· Sangrado

· Daño al riñón

· Dolor

· Infecciones urinarias

LAPAROSCOPIA 

Es el procedimiento que reúne a un grupo de operaciones que las realizamos con la ayuda de una cámara colocada en el abdomen.

Originalmente, la laparoscopia se usaba para procedimientos ginecológicos tales como la ligadura de trompas (método anticonceptivo). Esta técnica luego fue adaptada para la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar y del apéndice.

La laparoscopia exploratoria la utilizamos para visualizar el abdomen del paciente, después de un trauma abdominal y en casos de enfermedad abdominal.

Nos permite realizar cirugía mínimamente invasiva practicando sólo una pequeña incisión en el abdomen.

Para las operaciones en las que se tenga que extirpar el hígado y el páncreas, existe la posibilidad de que se comience con una laparoscopia para descartar la presencia de tumores adicionales, que nos permiten identificar si existiría una dificultad durante una cirugía.

RESECCIÓN BIPOLAR DE PRÓSTATA 

La resección de próstata con bisturí monopolar se constituye en el tratamiento estándar de próstata cuyo volumen permita sacarlos en aproximadamente una hora.

El fundamento técnico de la RTU bipolar de próstata es el uso de corriente bipolar de alta frecuencia, entre dos electrodos cercanos (activo y pasivo), lo que convierte a la solución de irrigación en una capa de vapor que disocia agua y tejidos orgánicos, generando el corte.

Esta corriente continua hace que el asa alcance una temperatura muy alta, llegando a ponerse incandescente, produciendo la vaporización y necrosis coagulativa del tejido con el que entra en contacto. 

La posibilidad de realizar la cirugía en forma ambulatoria, o con tan sólo 24hs de internación. Está también comprobado que la cirugía bipolar requiere menor tiempo de sondaje vesical y ofrece la posibilidad de una hospitalización más corta, lo que redunda en disminución de costos.

El bisturí bipolar, instrumento que no necesita placa de bisturí, realiza corte y hemostasia al mismo tiempo, y utiliza suero fisiológico como líquido de irrigación

INFERTILIDAD MASCLINA 

Es la incapacidad de una pareja para lograr la concepción tras un año de relaciones sexuales sin medidas anticonceptivas; hablaremos de infertilidad masculina cuando la causa de esta infertilidad esté en el hombre.

Por lo tanto, podemos asegurar que la infertilidad masculina interviene en aproximadamente la mitad de los casos de infertilidad de la pareja. 

Debido a que hoy en día las parejas buscan su primer hijo a una edad más tardía, sería recomendable que en aquellas parejas, que tras 12 meses de intento no consigan una gestación, se realice un estudio inicial de ambos miembros de la pareja.

TRATAMIENTOS PARA LA INFERTILIDAD MASCULINA

En todos aquellos casos en los que se demuestre la causa de la infertilidad, se intentará el tratamiento específico de la misma.

Pero como ya se ha mencionado, en hasta un 40% de los casos de infertilidad masculina, no encontramos alteraciones en la exploración física, el estudio hormonal es normal y no hallamos causas claras de su infertilidad.

En la infertilidad el fin del tratamiento, el embarazo, depende de dos pacientes, no de uno sólo.

Los distintos fármacos usados en los tratamientos médico empíricos de la infertilidad masculina son:

  • · Antiestrógenos

  • · Andrógenos

  • · Gonadotrofinas

  • · Kalikreina

  • Otros: la Pentoxifilina, antioxidantes como la Vitamina E, la Indometacina.


Dirección: Torre de Consultorios. Consultorio No. 111
Teléfono: (593 2) 2 378 833
Celular: 0999 728 262