Ortopedista. Master. Medicina Hiperbárica. Subacuática. U.Barcelona - España; Argentina. Fracturas,osteomielitis, pie plano. Adultos y niños

Dirección: Cdla. Alamos de la Atarazana, Mz. C, solar 1, bloque frente a la puerta No. 11 del Cementerio General

Horario: 24 horas
Compartir en:

Galería de fotos y videos

La Medicina Hiperbárica es la rama de la ciencia que estudia los cambios fisiológicos y fisiopatológicos de los seres vivos sometidos a presiones superiores a la atmosférica (BUCEO, TRABAJADORES BAJO PRESIÓN, CAMARA HIPERBÁRICA) en su adaptación al medio y juntamente con las terapias de sus patologías asociadas.

La oxigenación hiperbárica tiene sus fundamentos en la medicina del buceo. De hecho sus comienzos se remontan a la década de 1930 cuando se comenzó a utilizar la respiración de oxígeno en las descompresiones de los buzos para acortar las mismas.

Si bien la medicina hiperbárica se utilizó desde el siglo XVII, fue recién en 1960 en Amsterdam cuando se realizó el primer Congreso de oxigenoterapia hiperbárica aplicado a patologías ajenas al buceo, donde fundamentalmente se la aplicaba a las infecciones producidas por gérmenes “anaerobios”; después de allí se comenzó a aplicar en otras patologías y se formaron las diferentes sociedades científicas en el mundo como la de Estados Unidos de Norteamérica, la europea, la rusa, japonesa, y en 1986 se formó la Sociedad Argentina de Medicina Hiperbárica y Actividades Subacuáticas, de la cual somos socios fundadores.

FUNDAMENTOS FÍSICOS DE LA MEDICINA HIPERBÁRICA

El fundamento principal es la utilización de oxígeno puro a presiones por encima de 1,6 ATA.
Podemos definir la oxigenoterapia hiperbárica, como un método terapéutico en el que respira oxígeno puro a presiones parciales superiores a la presión atmosférica. Este oxígeno termina de saturar la hemoglobina de la sangre arterial y venosa y se disuelve en el plasma, siguiendo la mecánica de la ley de Henry con efectos terapéuticos.

Es la utilización del oxígeno como una droga cuya dosis está dada por la presión parcial de oxígeno y el tiempo transcurrido a esa presión y donde el sistema de aplicación es la cámara hiperbárica.
El paciente está cómodamente sentado o eventualmente acostado en el interior de la cámara donde mediante una máscara oronasal o un dispositivo cefálico tipo casco respira oxígeno puro.
El aumento de la presión sólo se percibe en los oídos. Mediante instrucciones sencillas el paciente aprende a compensar las presiones sin dificultad. Siempre son acompañados durante todo el tratamiento en el interior de la cámara por personal debidamente capacitado para tal fin.